DORMÍ MEJOR con estos ejercicios de relajación!

Existen métodos naturales que ayudan a nuestro cuerpo a entrar en reposo y conciliar el sueño. Estos 6 estiramientos de yoga te ayudarán a conciliar el sueño y descansar mejor por las noches.

01 Instrucciones:
Colocarse sentado en una postura cómoda.
Presionar el orificio derecho de la nariz con el dedo pulgar e inspirar por el orificio izquierdo.
Dejar de presionar el orificio derecho con el dedo pulgar, con el dedo anular presionar el orificio izquierdo, y expirar por el orificio derecho.

Duración de la pose:
Podemos hacer esta respiración durante 1-3 minutos o hasta que empecemos a sentir tranquilidad y calma.

Beneficios:
Esta respiración a través del orificio izquierdo ayuda a alejar el estrés de la mente. Simultáneamente, la respiración masajea los órganos relacionados con el sueño haciendo que estos envíen mensajes de relajación a la mente para que esta concilie el sueño más fácilmente.

02 Instrucciones:
Colocarse de pie con los pies separados a la altura de las caderas.
Poco a poco y sin perder el control inclinar la parte superior del cuerpo hacia adelante.
Agarrar los dedos gordos de cada pie firmemente con los dedos índice, corazón y pulgar de cada mano.
Flexionando los codos, tirar de la parte superior del cuerpo hacia abajo, descendiendo la cabeza y relajando cabeza y cuello.

Duración de la pose:
Respirar de forma profunda y continuada durante 1-3 minutos.

Beneficios:
Estimula el hígado y riñones activando nuestro sistema nervioso parasimpático, que es responsable de liberar tensiones y de poner a nuestro organismo a dormir.
Abre los músculos isquiotibiales, la espalda y los hombros.
Alivia el cuello.
Se la utiliza como terapia para tratar el síndrome del túnel carpiano.

03 Instrucciones:
Comience en posición sentada simple.
Coloque las manos juntas frente a usted.
Manteniendo los extremos externos de la mano, pliegues de la muñeca, el dedo meñique y los pulgares conectados, flexione el índice, dedo medio y anular de manera amplia y separado unos de otros.
Permita que los pulgares descansen en el esternón en el centro del corazón y haga por lo menos cinco respiraciones profundas.

Duración de la pose:
Aguantar la postura durante 1 minuto aproximadamente, controlando una respiración relajada.

Beneficios:
Ayuda a mitigar la tensión. Se cree que reduce la depresión leve.

04 Instrucciones:
Empezar boca abajo apoyados sobre manos y rodillas (rodillas separadas justo debajo de la cadera).
Manteniendo la cadera sobre las rodillas llevar las manos hacia adelante.
Mantener los codos levantados (sin tocar el suelo) mientras dejamos descansar nuestro pecho y frente hacia abajo.
Masajear la frente de izquierda a derecha para aliviar tensión facial.

Duración de la pose:
Aguantar postura durante 1 minuto aproximadamente y soltar llevando la cadera hacia atrás.

Beneficios:
Este estiramiento pasivo de espalda es ideal, ya que ayuda a mejorar la circulación de la sangre, además de aliviar la tensión y abrir los hombros.
El masaje suave provocado por el contacto de la frente con el suelo también estimula la glándula pituitaria, que controla la melatonina y el ciclo de sueño de nuestro cuerpo.

05 Instrucciones:
Empezar acostados sobre la espalda (mirando hacia arriba) y llevar las rodillas hacia el pecho.
Extender los brazos rectos a cada lado del cuerpo y dejar que las rodillas caigan hacia el lado derecho (rodilla izquierda sobre rodilla derecha).
Llevar el hombro izquierdo hacia abajo (atrás) dejando que la gravedad tire de las piernas hacia el suelo.
Para un estiramiento más profundo, poner la mano izquierda sobre la rodilla derecha y tirar de ella hacia abajo (con el brazo derecho extendido hacia afuera).

Duración de la pose:
Mantener esta postura durante varias respiraciones profundas (1-3 minutos) y tratar de relajarse.

Beneficios:
Mejora la digestión y la flexibilidad de la columna.
Mitiga el dolor de espalda.
Estira los glúteos.
Mantiene la presión sanguínea constante.

06 Instrucciones:
Colocar un bloque o refuerzo a 10 centímetros de la pared.
Colocar el sacro encima del refuerzo para que los huesos del trasero ocupen el espacio entre el refuerzo y la pared.
Llevar los brazos rectos hacia los lados, con las palmas mirando hacia el cielo.

Duración de la pose:
Mantener esta postura durante 3-7 minutos

Beneficios:
Abre ligeramente la parte posterior de las piernas, el frente del torso y la nuca.
Mejora la circulación.
Reduce la ansiedad, la depresión el estrés, la artritis, los problemas digestivos, respiratorios, el insomnio, los dolores de cabeza, las venas varicosas, los dolores de espalda y otros padecimientos.
Tiene el beneficio añadido de drenar la sangre mala de las piernas refrescando el sistema circulatorio.


Descargar como PDF