Mujeres que se apoderan de la historia: Coco chanel

Gabrielle Bonheur nació en 1883 en Francia. Hija natural de una campesina, y un vendedor ambulante.
Fue la segunda de cinco hermanos, a los 12 años, tras la muerte de su madre, su padre intentó dejar a sus hijos al cuidado de sus abuelos pero estos no los aceptaron. Así, los tres varones fueron acomodados en casas de familias de granjeros y las tres niñas fueron internadas en un orfanato.

Artboard 1 copia 7-100

Coco Chanel le demostró al mundo que las mujeres eran alguien; que no sólo estaban en el mundo para lucir lo que los hombres los grandes modistos- diseñaban, sino que también ellas eran capaces de crear.
En 1914 compró en las Galerías Lafayette varias docenas de sombreros que ella misma reformó y luego los sacó a la venta. Ante el inesperado éxito obtenido, no lo dudó ni un momento: lanzó su propia línea de moda, que consiguió notable aceptación entre sus clientes, muchas de las cuales eran antiguas amantes de Balsan.

Artboard 1 copia 6-100

Terminada la guerra, Gabrielle volvió a París, se instaló en el Hotel Ritz y se volcó en su negocio, que no tardó en hacer prosperar, ayudada por revistas y periódicos de todo el mundo que difundieron su estilo. En 1929, el crack de Wall Street obligó a reducir la plantilla de la empresa (que por entonces contaba con 4.000 trabajadores) a la mitad. Los precios de los exclusivos diseños de Chanel se redujeron considerablemente, pero ni siquiera de esta forma consiguió levantar la firma. Coco Chanel cerró sus salones y decidió marcharse a Norteamérica durante un tiempo, reclamada por el productor de cine Samuel Goldwyn, que le ofreció la posibilidad de vestir a las estrellas dentro y fuera de la pantalla.
Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial Coco hubo de cerrar de nuevo sus salones, pero continuó viviendo en la capital parisina. Conoció entonces a un diplomático alemán, Hans von Dincklage, que se convirtió pronto en su amante. En agosto de 1944 fue detenida bajo la acusación de colaboracionismo y, tras este episodio, se exilió en Suiza. Durante los años en que permaneció retirada del mundo de la moda asistió al triunfo del “New Look” que imponían de Christian Diory Cristóbal Balenciaga.

Artboard 1 copia 5-100

En 1954, con setenta y un años, reabrió su casa de modas porque, como le dijo a Marlene Dietrich, se aburría. Consumida por el reumatismo y la artritis, pero sin haber dejado ni un momento de poner alfileres (Coco no sabía dibujar ni hacer bocetos, de forma que creaba sus diseños sobre las propias modelos), murió el 10 de enero de 1971. Ese día había salido con su amiga Claude Baillen a dar un paseo; cuando regresaron, fatigada, Coco se tendió en su cama del Hotel Ritz y le dijo: “Mira, así se muere”

Si te inspiró esta nota, te invitamos a leer la vida de otra musa inspiradora “ Frida Kahlo” haciendo click aquí